GAFE, CONTADORES & ABOGADOS, S.C.

CONTADORES PÚBLICOS Y ABOGADOS

 

Regresar a Menú Anterior

 

El 07 de diciembre de 2009, fue publicado en el Diario Oficial de la Federación, El Reglamento del Código Fiscal de la Federación, el cual entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación con excepción de lo establecido en el artículo 67, fracción IX, que entrará en vigor el 1 de enero de 2010, este reglamento deja sin efectos (abroga) el Reglamento del Código Fiscal de la Federación publicado el 29 de febrero de 1984 en el Diario Oficial de la Federación.

 

En el nuevo reglamento se realizan diversas precisiones,  se imponen obligaciones adicionales y se restringen ciertos derechos a los contribuyentes los cuales son de dudosa legalidad y en algunos casos violatoria de garantías individuales.

 

                 En el presente estudio nos enfocaremos a analizar la eliminación por parte del Servicio de Administración Tributaria de la opción para las personas morales de presentar el aviso de suspensión de actividades.

 

                 Como se recordará, en el RCFF abrogado, las personas morales al igual que las personas físicas podían presentar ante las autoridades fiscales el aviso de suspensión de actividades, por múltiples causas, pero generalmente causado por la grave crisis económica que obliga a muchas empresarios a hacer un alto en el camino y a suspender parcialmente actividades, para ello era necesario la presentación del aviso de suspensión correspondiente ante las autoridades fiscales, lo cual traía como consecuencia que durante el lapso de tiempo en que estuviera en esa situación jurídica, la empresa en cuestión estaba exceptuada de presentar pagos provisionales y/o definitivos en los impuestos correspondientes.

 

                 Como se recordará el citado aviso de suspensión de actividades incluso se podía presentar a través del portal de internet del SAT, sin embargo a partir del mes de diciembre de 2009, esa opción desapareció del citado portal electrónico.

 

                 No obstante lo anterior, si se analiza lo dispuesto por el artículo 25 del nuevo RCFF, que a continuación se transcribe, existe la opción tanto para las personas físicas y morales, de presentar el multicitado aviso de suspensión:

 

Artículo 25.- Para los efectos del artículo 27 del Código, las personas físicas o morales presentarán, en su caso, los avisos siguientes:

I. Cambio de denominación o razón social;

II. Cambio de régimen de capital;

III. Corrección o cambio de nombre;

IV. Cambio de domicilio fiscal;

V. Suspensión de actividades;

VI. Reanudación de actividades;

VII. Actualización de actividades económicas y obligaciones;

VIII. Apertura de establecimientos, sucursales, locales, puestos fijos o semifijos, lugares en donde se almacenen mercancías y en general cualquier lugar que se utilice para el desempeño de actividades;

IX. Cierre de establecimientos, sucursales, locales, puestos fijos o semifijos, lugares en donde se almacenen mercancías y en general cualquier lugar que se utilice para el desempeño de actividades;

X. Inicio de liquidación;

XI. Apertura de sucesión;

XII. Cancelación en el Registro Federal de Contribuyentes por liquidación de la sucesión;

XIII. Cancelación en el Registro Federal de Contribuyentes por defunción;

XIV. Cancelación en el Registro Federal de Contribuyentes por liquidación total del activo;

XV. Cancelación en el Registro Federal de Contribuyentes por cese total de operaciones;

XVI. Cancelación en el Registro Federal de Contribuyentes por fusión de sociedades;

XVII. Cambio de residencia fiscal, y

XVIII. Inicio de procedimiento de concurso mercantil.

Los avisos a que se refiere este artículo se deberán presentar dentro del mes siguiente a aquél en que se actualice el supuesto jurídico o el hecho que lo motive, previo a la presentación de cualquier trámite que deba realizarse ante el Servicio de Administración Tributaria, con excepción de los avisos señalados en las fracciones X, XIV y XVII de este artículo, los cuales se presentarán en términos del artículo 26, fracciones VII, XI y XIV de este Reglamento.

Los residentes en el extranjero con establecimiento permanente en territorio nacional que se encuentren obligados a inscribirse en el Registro Federal de Contribuyentes de conformidad con el artículo 19, fracciones I y VII de este Reglamento, en su caso, deberán presentar los avisos establecidos en esta Sección.

 

(El énfasis es nuestro)

 

                 De lo anterior se desprende que a primera vista, subsiste la opción para las personas jurídicas de presentar el multicitado aviso de suspensión de actividades, sin embargo de la lectura del artículo 26 del nuevo RCFF, específicamente en su fracción IV inciso a), que a continuación se transcribe, parecería que la presentación del multicitado aviso es aplicable únicamente para las personas físicas:

                

 

           Artículo 26.- Para los efectos del artículo anterior, se estará a lo siguiente:

I. El aviso de cambio de régimen de capital, se presentará por las personas morales que cambien su régimen de capital ante fedatario público o se transformen en otro tipo de sociedad;

II. El aviso de corrección o cambio de nombre, se presentará por las personas físicas que cambien
o corrijan su nombre o apellidos en los términos de las disposiciones legales aplicables;

III. El aviso de cambio de domicilio fiscal, se presentará cuando el contribuyente o el retenedor establezcan su domicilio en lugar distinto al que manifestaron en el Registro Federal de Contribuyentes
o cuando deba considerarse un nuevo domicilio fiscal en los términos del artículo 10 del Código.

El aviso a que se refiere esta fracción, también se presentará cuando deban actualizarse datos relativos al domicilio fiscal derivados del cambio de nomenclatura o numeración oficial;

IV. Los avisos de suspensión y reanudación de actividades se presentarán en los siguientes supuestos:

a) De suspensión, cuando el contribuyente persona física interrumpa todas sus actividades económicas que den lugar a la presentación de declaraciones periódicas, siempre que no deba cumplir con otras obligaciones fiscales periódicas de pago, por sí mismo o por cuenta de terceros.

Las personas que efectúen los pagos a que se refiere el Capítulo I del Título IV de la Ley del Impuesto sobre la Renta, deberán presentar el aviso señalado en el párrafo que antecede por los contribuyentes a quienes hagan dichos pagos, cuando éstos les dejen de prestar los servicios por los cuales hubieran estado obligados a solicitar su inscripción, computándose el plazo para su presentación a partir del día en que finalice la prestación de servicios.

La presentación del aviso a que se refiere este inciso libera al contribuyente de la obligación de presentar declaraciones periódicas durante la suspensión de actividades, excepto tratándose de las del ejercicio en que interrumpa sus actividades y cuando se trate de contribuciones causadas aún no cubiertas o de declaraciones correspondientes a periodos anteriores a la fecha de inicio de la suspensión de actividades. Lo anterior no será aplicable tratándose de los contribuyentes a que se refiere el Capítulo I del Título IV de la Ley del Impuesto sobre la Renta, cuyo aviso hubiere presentado el empleador pero continúen prestando servicios a otro empleador o tengan otro tipo de actividades económicas para efectos fiscales u obligaciones periódicas.

Durante el período de suspensión de actividades, el contribuyente no queda relevado de presentar los demás avisos previstos en el artículo 25 de este Reglamento, y

b) De reanudación, cuando el contribuyente después de estar en suspensión de actividades que den lugar a la presentación de declaraciones periódicas, vuelva a iniciar alguna actividad económica o tenga alguna obligación fiscal periódica de pago, por sí mismo o por cuenta de terceros.

Las personas que efectúen los pagos a que se refiere el Capítulo I del Título IV de la Ley del Impuesto sobre la Renta, deberán presentar el aviso a que se refiere este inciso por los contribuyentes a quienes realicen dichos pagos y que en el Registro Federal de Contribuyentes se encuentren en suspensión
de actividades;

V. El aviso de actualización de actividades económicas y obligaciones, se presentará cuando
el contribuyente:

a) Inicie o deje de realizar una actividad económica que tenga como consecuencia la modificación de la clave del catálogo de actividades económicas que emita el Servicio de Administración Tributaria;

b) Opte por una periodicidad de cumplimiento diferente respecto de una actividad u obligación ya manifestada en el Registro Federal de Contribuyentes, o bien, cuando opte por no efectuar pagos provisionales o definitivos, en términos de las disposiciones fiscales;

c) Elija una opción de tributación diferente a la que viene aplicando, respecto de la misma actividad económica y que dé lugar a un cambio de obligaciones fiscales, inclusive cuando únicamente opte por plazos distintos para cumplir con sus obligaciones fiscales, o bien, cuando modifique alguna característica o dato que implique un régimen de tributación diferente;

d) Tenga una nueva obligación fiscal periódica de pago por cuenta propia o de terceros o cuando deje de tener alguna de éstas, y

e) Cambie su actividad económica preponderante.

Los contribuyentes que ejerzan la opción de no acumular los ingresos que les correspondan de la sociedad conyugal y se encuentren inscritos en el Registro Federal de Contribuyentes, no presentarán el aviso de actualización de actividades económicas y obligaciones por esta actividad, en términos de lo dispuesto en el artículo 120 del Reglamento de la Ley del Impuesto sobre la Renta;

VI. No será necesario presentar el aviso a que se refiere el artículo 25, fracción VIII de este Reglamento, cuando los lugares a que el mismo se refiere estén ubicados en el domicilio fiscal manifestado por el contribuyente para efectos del Registro Federal de Contribuyentes;

VII. El aviso de inicio de liquidación se presentará cuando dé inicio el ejercicio de liquidación, dentro del mes siguiente a la fecha en que se presente la declaración del ejercicio que concluyó anticipadamente, en los términos del artículo 11 del Código;

VIII. El aviso de apertura de sucesión se presentará por el representante legal de la sucesión en el caso de que fallezca una persona obligada a presentar declaraciones periódicas por cuenta propia. La presentación de este aviso deberá realizarse después de aceptar el cargo y previamente a la del aviso de cancelación en el Registro Federal de Contribuyentes por liquidación de la sucesión.

No se estará obligado a presentar el aviso a que se refiere esta fracción cuando la persona que fallezca hubiera estado obligada a presentar declaración periódica únicamente por servicios personales o se encuentre en suspensión de actividades excepto, en este último caso, cuando el contribuyente tenga créditos fiscales determinados;

IX. El aviso de cancelación en el Registro Federal de Contribuyentes por defunción se presentará por cualquier familiar de la persona que fallezca o tercero interesado, siempre que no se actualicen los supuestos para la presentación del aviso de apertura de sucesión;

X. El aviso de cancelación en el Registro Federal de Contribuyentes por liquidación de la sucesión se presentará por el representante legal de la sucesión cuando se haya dado por finalizada la liquidación
de la misma;

XI. El aviso de cancelación en el Registro Federal de Contribuyentes por liquidación total del activo, se presentará por los contribuyentes que tributen en los términos del Título II de la Ley del Impuesto sobre la Renta, conjuntamente con la declaración final de la liquidación total del activo de la sociedad a que se refiere el artículo 12 de la referida Ley.

Para los efectos del párrafo anterior y del artículo 86, fracción VI de la Ley del Impuesto sobre la Renta, cuando el ejercicio de liquidación a que se refiere el artículo 12 del mismo ordenamiento, sea por un periodo menor a tres meses, el contribuyente presentará el aviso a que se refiere esta fracción conjuntamente con la declaración del ejercicio de liquidación;

XII. El aviso de cancelación en el Registro Federal de Contribuyentes por cese total de operaciones, se presentará por los residentes en el extranjero que dejen de realizar operaciones en México o cierren sus establecimientos permanentes.

El aviso a que se refiere esta fracción también deberá presentarse por las personas morales no obligadas a presentar los avisos de cancelación en el Registro Federal de Contribuyentes por liquidación,
fusión o escisión de sociedades y por los fideicomisos que se extingan.

El cómputo del plazo para la presentación del aviso a que se refiere esta fracción inicia una vez que se ha presentado la última declaración a que estén obligados los contribuyentes;

XIII. El aviso de cancelación en el Registro Federal de Contribuyentes por fusión de sociedades, se presentará por la sociedad fusionante cuando ésta sea la que subsista y con ello se tendrá por presentado el aviso de fusión a que se refiere el artículo 14-B, fracción I, inciso a) del Código.

El aviso a que se refiere esta fracción deberá presentarse una vez que se lleve a cabo la fusión y deberá contener la clave del Registro Federal de Contribuyentes, así como la denominación o razón social de las sociedades que se fusionan y la fecha en la que se realizó la fusión;

XIV. El aviso de cambio de residencia fiscal deberá presentarse cuando las personas físicas y morales dejen de ser residentes en México a más tardar dentro de los 15 días inmediatos anteriores a aquél en el que suceda el cambio de residencia fiscal y con no más de dos meses de anticipación, y

XV. El aviso de inicio de procedimiento de concurso mercantil se presentará a partir de que se haya admitido la demanda de solicitud de concurso mercantil.

 

(El énfasis es nuestro)

 

                 Arribar a la conclusión de que el aviso de suspensión de actividades es aplicable única y exclusivamente para las personas físicas, traería como consecuencia sendas violaciones a las garantías de igualdad y de seguridad jurídica, puesto que analizando el inciso a) de la fracción IV del artículo 26 antes citado, si bien es cierto que hace alusión a las personas físicas, no menos cierto es que las personas morales también pueden ubicarse en la hipótesis jurídica que dicho inciso asevera, es decir; que es requisito sine quanon que la persona física “o moral“ interrumpa todas sus actividades económicas que den lugar a la presentación de declaraciones periódicas, siempre que no exista la obligación de cumplir con otros deberes fiscales, por sí mismo o por cuenta de terceros.

 

¿Qué acaso las personas morales no pueden ubicarse en la hipótesis jurídica que tutela el inciso a) de la fracción IV del artículo 26 del nuevo RCFF? Por supuesto que sí, tan es así que en su momento estuvo vigente tal situación.

 

                 Sin embargo a partir de la entrada en vigor del nuevo RCFF, las autoridades fiscales ya no están aceptando la presentación de los avisos de suspensión de actividades por parte de personas morales, pretendiendo imponer cargas adicionales, puesto que les están solicitando que presenten el “aviso de cancelación en el RFC, por liquidación total del activo”.

 

                 Sin embargo, el sujeto activo de la relación jurídico tributaria, desestima las consecuencias de derecho de presentar uno u otro aviso, ya que primeramente el aviso de suspensión de actividades, deja a la persona moral en aptitud de que un futuro pueda “reanudar actividades” y volver a contribuir para los gastos públicos, en tratándose del aviso de cancelación en el RFC, por liquidación total del activo, la persona moral se encamina hacia la “extinción jurídica”, toda vez que dentro del mes siguiente a la fecha en la que termine su liquidación, el liquidador deberá presentar la declaración final del ejercicio de liquidación; en el mismo sentido, el liquidador deberá presentar pagos provisionales mensuales a cuenta del impuesto del ejercicio de liquidación, a más tardar el día 17 del mes inmediato posterior a aquél, al que corresponda el pago, en los términos del artículo 14 de esta Ley, en tanto se lleve a cabo la liquidación total del activo. Al término de cada año de calendario, el liquidador deberá presentar una declaración, a más tardar el día 17 del mes de enero del año siguiente, en donde determinará y enterará el impuesto correspondiente al periodo comprendido desde el inicio de la liquidación y hasta el último mes del año de que se trate y acreditará los pagos provisionales y anuales efectuados con anterioridad correspondientes al periodo antes señalado. La última declaración será la del ejercicio de liquidación, incluirá los activos de los establecimientos ubicados en el extranjero y se deberá presentar a más tardar el mes siguiente a aquél en el que termine la liquidación, aun cuando no hayan transcurrido doce meses desde la última declaración.

 

                 De aceptar la aplicación de la nueva disposición reglamentaria por parte del personal del Servicio de Administración Tributaria, vulneraría la esfera jurídica de los sujetos pasivos (personas morales), relativas a la equidad y seguridad jurídica, toda vez que si los integrantes de una persona moral  persona moral, desesperados por la profunda crisis económica en que nuestro presidente del empleo nos ha sumido, desean “suspender actividades” temporalmente, el citado aviso no les será aceptado, y para ello tendrán que optar por dos opciones:

 

Seguir cumpliendo sus obligaciones fiscales, declaraciones mensuales, informativas, etc., “en ceros”, obligándose a pagar a un profesionista por tal encomienda.

Aceptar la “postura” adoptada por el Servicio de Administración Tributaria y cumplir además con las siguientes obligaciones:

 

Erogación a un fedatario público para hacer constar el ejercicio de liquidación.

En su caso, dictaminar sus estados financieros, (cuando en el ejercicio regular inmediato anterior hubieran estado obligados a hacer dictaminar sus estados financieros).

 

Confiamos en que el SAT, revalore lo dispuesto en el nuevo RCFF, y permita que el aviso de suspensión de actividades pueda ser aplicado a las personas morales, ya que el hecho de que se suspenda actividades no necesariamente implica que se deje en definitiva de contribuir al gasto público, ya que muchas veces el aviso tiene  carácter temporal.

 

Sin embargo, si bien es cierto muchos contribuyentes han abusado de tal figura jurídica al presentar avisos de suspensión de personas morales quizá con adeudos fiscales o después de que las autoridades le han iniciado el ejercicio de las facultades de comprobación, sin ser localizables, eso no es óbice para generalizar y estigmatizar a todos los contribuyentes, tal parecería que en nuestro país, contrario al adagio que reza, “todos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario” para nuestras autoridades somos todo lo contrario.

 

  Como siempre, amigo lector, usted tiene siempre la mejor opinión.

 

 

 

Regresar a Menú Anterior

 

DESAPARECE LA OPCIÓN PARA LAS PERSONAS MORALES DE PRESENTAR EL AVISO DE SUSPENSIÓN DE ACTIVIDADES AL RFC.

ANÁLISIS FISCALES